Año VIII   CURSO 2016/2017    Departamento de Dibujo
La Perla del Duero
LA CATEDRAL DE ZAMORA

Por Andrea Artacho Bazán 3º ESO A

La catedral de Zamora dedicada al Salvador, se inscribe dentro de románico del Duero, distinguiéndose por ser la más pequeña de las once de la Comunidad de Castilla y León, es conocida también como "La Perla del Duero"



 

La construcción de la catedral de Zamora se atribuye al obispo Esteban. Su edificación comenzó en el año 1140 y se terminó en el año 1174. Aunque en un análisis de documentación se puede asegurar que la cimentación estaba ya terminada en 1139.
Durante los reinados de Alfonso VI y Alfonso VII se consolidó la repoblación extramuros, lo que contribuyó al progresivo apogeo de la ciudad de Zamora, hecho que impulsó la necesidad de contar con una catedral con la misma importancia que la misma había adquirido.
En el reinado de Alfonso VII el edificio que servía de sede en este tiempo, la iglesia de San Salvador, levantada en el mismo lugar donde se encuentra hoy la catedral, parece que no reunía las condiciones necesarias, motivando al rey a que se donase la iglesia.
La seña de identidad de la catedral es su gran cimborrio de influencia bizantina y con escamas de piedra. Otro elemento importante es la Torre del Salvador que cuenta con 4 metros de altura, aunque, su estilo no es de influencia bizantina, sino románica.
Antes del siglo XV el templo constaba con tres naves, en origen tres ábsides que se sustituyeron por los actuales que están en este tiempo, que son de estilo gótico. Al igual que en el siglo XV se sustituyó tres ábsides por una cabecera gótica.  

     
     
La capilla de San Salvador fue fundada por el obispo Alfonso Fernández, con el objetivo de destinarla al panteón privado. En dicha capilla se adora la imagen del Cristo de Las Injurias, que llego a la catedral durante la Desamortización de Mendizábal.

Durante la Guerra de la Independencia Española dicha imagen estuvo a punto de ser quemada por los soldados franceses, aunque fue rescatada por el canónigo Martín Pérez de Tejeda.

La Portada del Obispo es la única que se mantiene completa de las tres originales. Es junto al cimborrio la pieza más valiosa de todo lo románico de la Catedral de Zamora constituyendo un ejemplo de decoración arquitectónica, sin apenas escultura.
     

Para saber más

Web Oficial.
Wikipedia.
Románico de Zamora.
Youtube.