Año I   CURSO 2010/2011    Departamento de Dibujo
Mil años de historia
EL MONASTERIO DE SANTO DOMINGO DE SILOS

Por Nazaret Jiménez Herrero 2º ESO C

El monasterio de  Santo Domingo de Silos está situado en la parte oriental de un pequeño valle de la gran meseta castellana, que el primer documento conservado del archivo de Silos, del año 954, ya denomina como valle de tabladillo.

La vida monástica en todo el valle de tabladillo, especialmente en Silos, se inició en la  reconquista castellana, a fines del siglo IX, en forma de granjas monástico-familiares. Pero es  desde el siglo X cuando existe constancia documental de la historia del monasterio de Silos.

 

HISTORIA
Debido a los estragos de Almanzor, el monasterio silense entra en una gran decadencia material y espiritual. En 1041, hace presencia, de la mano del rey Fernando I de Castilla, el monje riojano emilianense Domingo. Es nombrado abad de Silos y, en treinta y dos años, gracias a su ímpetu restaurador y a su santidad, levanta a Silos en sus edificios y en su comunidad. Muere el 20 de diciembre de 1073. Es canonizado en 1076, y se convierte en objeto de veneración de la zona y su tumba en centro de peregrinación.
La baja Edad Media coincide con una etapa menos brillante de la Abadía castellana. Pero, en 1512, el monasterio silense se adhiere a la congregación Benedictina de Valladolid y se va formando el monasterio moderno al lado del medieval.
En 1835, en noviembre, el decreto de exclaustración del gobierno de Mendizábal, ordena el cierre del monasterio, se dispersa la comunidad y se interrumpe la vida monástica benedicta de Silos durante cuarenta y cinco años.
El 18 de diciembre de 1880, un grupo de monjes benedictinos franceses de la abadía de Ligugé, dirigidos inteligentemente por un monje de la abadía de solesmes, Don Ildefonso Guepin, salvó a silos de la catástrofe total al elegir las ruinas silenses como su refugio. Encontraron 14 manuscritos medievales; muchos diplomas, también de la Edad Media; y casi todo el archivo de la Edad Moderna.
Durante el siglo XX hasta hoy, la comunidad de Silos ha tenido y tiene una gran vitalidad: con su testimonio, con sus celebraciones litúrgicas, con sus aportaciones a la cultura, y con su difusión, fundando varias casas nuevas en España, como Estibaliz (Álava), Montserrat de Madrid, Leire (Navarra), Abadía de Santa Cruz del valle de los caídos (Madrid); y en Hispanoamérica: México y Argentina. Sufrió un pavoroso incendio en 1970, y se redujo a cenizas pero bajo la dirección de Bellas Artes, se restauró en 1971-72, con la planificación y supervisión continúa de los arquitectos Alberto García Gil y Julia Fernández de Calella. Desde entonces Silos es un gran monasterio a la vez histórico y funcional.

DESCRIPCIÓN

Como las parejas de lados opuestos no son de igual dimensión a pesar de tener los mismos números de arcos, las luces de estos tampoco son idénticas, variando entre 1,00 y 1,15 m. Los arcos son de medio punto y monolítico de 1,15 m de longitud; Los soportes centrales están formados por fustes quíntuples el lado norte, que es cuádruple y tersado. El claustro inferior debió levantarse en la segunda mitad del siglo XI y primera del XII, mientras que el claustro superior se construyó en los últimos años de ese mismo siglo. Se perciben claramente dos fases de ejecución: durante la primera, que corresponde a las últimas décadas del siglo XI, se llevaron a cabo las galerías norte y este; la segunda se desarrolló en el siguiente siglo y en ella se ejecutaron las galerías sur y oeste. Como rasgos diferenciadores, los fustes de las columnas de la primera etapa están más separados y presentan mayor éntasis, y las tallas son de poco relieve y escaso movimiento. Las figuras del segundo taller son más realistas y poseen mayor volumen.

Al primer maestro serian asignables seis de los relieves con las siguientes escenas:

  • Ángulo sudeste: la ascensión y pentecostés.

  • Ángulo noreste: El sepulcro y El descendimiento.

  • Ángulo noroeste: Los discípulos de Emaús y La duda de Santo Tomás.

El segundo maestro sería el autor de los dos relieves restantes:

  • Ángulo sudoeste: La anunciación a María y El árbol de Jessé.

Realizó los últimos machones posiblemente procedieses de Galicia, ya que la Coronación y Anunciación de María. El árbol de Jessé es muy importante desde el punto de vista iconográfico, por estar relacionado con la vidriera del mismo nombre de San Denis, y por tratarse de un tema utilizado para decorar el parteluz de Santiago de Compostela.
Las capitales, y en especial los del segundo artista, son obras maestras de la iconografía románica y lo que más admira y llama la atención de todo el claustro. Sus temas son muy variados: desde los que representan escenas bíblicas o evangélicas, hasta los figurativos de animales quiméricos, grifos, leones, arpías, centauros, aves fabulosas y toda clase de elementos vegetales.
Son de destacar también la Puerta de las Vírgenes, que comunica el claustro con la iglesia y que constituye un vestigio del primitivo templo románico, y la fachada de la desaparecida sala capitular que se abría a la galería oriental, así como el artesonado mudéjar ricamente decorado con cerca de 700 figuras y escenas de la Castilla de los siglos XIV y XV.


Para saber más:

Web oficial de la Abadía de Silos

Domingo de Silos, vida y milagros

Web oficial del Ayuntamiento de santo Domingo de Silos

IES Leopoldo Cano (Valladolid)

Arte guías