Año II          CURSO 2011/2012                Departamento de Dibujo

El heredero de Miguel Ángel
GIAN LORENZO BERNINI Y SUS OBRAS

Por Bianca Iulia Neagoe 4º E.S.O. B

autorretrato  

Gian Lorenzo Bernini (Nápoles, 7 del 12 de 1598 - Roma 28 del 11 de 1680) fue escultor, arquitecto y pintor italiano, uno de los artistas más destacados de barroco. Fue el gran genio del barroco italiano, el heredero de la fuerza escultórica de Miguel Ángel y principal modelo del barroco arquitectónico en Europa. Aprendió los rudimentos de la escultura en el taller de su padre, Pietro. Fue también su padre el que lo puso en contacto con algunos de los mecenas más importantes de su tiempo, lo que le permitió manifestar su talento de una forma bastante precoz.

En sus primeras obras resulta ya evidente una concepción radicalmente distinta de la escultura de aquellos tiempos; el dramatismo y la grandiosidad con las que están hechos estas obras (la Fontana de Tritone, la Fuente de los Cuatro Ríos, el Baldaquino, la Catedral de San Pedro, la Basílica del Vaticano, la Fontana de Fiumi y de Api y la Tumba de Alejandro VII).Entre 1621 y 1625 Bernini realizaría cuatro obras que lo consagrarían como un maestro de la escultura y le darían fama. Se trata de los cuatro Grupos Borghesianos, cuatro grupos escultóricos basados en temas mitológicos y bíblicos. Las obras eran Eneas, Anquises y Ascanio, basado en la Eneida, el Rapto de Proserpina, el David y Apolo y Dafne. Son obras monumentales que marcarían una nueva dirección en la carrera de Bernini. Las cuatro permanecen actualmente en la Galería Borghese de Roma. En 1692, Bernini fue nombrado arquitecto de la Basílica de San Pedro por el papa Urbano VIII. Desde entonces hasta su muerte trabajó ininterrumpidamente para los sumos pontífices, salvo un cierto tiempo durante el pontificado de Inocencio X. De sus realizaciones para San Pedro destaca el grupo escultórico de los Padres de la Iglesia que, observado a través de las columnas del Baldaquino, ofrece efectos de una gran fuerza teatral, tal como pretendía el artífice. Aunque su mejor aportación, a la Basílica fue la columnata que rodea la placa, justo delante del templo, que por su armonía y sus efectos escenográficos es de una belleza inimaginable. Esta columnata representó una gran novedad, no sólo por sus dimensiones, sino sobre todo por su disposición elíptica, una forma muy cara a los arquitectos barrocos, inclinados a conferir a todas sus obras efectos de movimiento.Las monumentales estatuas que la rematan en su parte superior dotan de un aire todavía más majestuoso y solemne si cabe

Las obras más famosas de Bernini:

La fuente del Tritón. La fuente del Trión se erige en el Quirnal (Roma, Italia). Esta espectacular fuente, está ubicada en el centro de la Plaza Barberini, que Bernini ayudó a rediseñar para su patrón, Maffeo Barberini, que se había convertido en papa. En la fuente, que Bernini ejecutó en 1642-43, el dios marino Tritón, aparece lanzando un chorro de agua a través de una caracola, sentado sobre una enorme concha sostenida por cuatro delfines que entrelazan la tiara papal con llaves cruzadas La plaza de San Pedro del Vaticano. Bernini comenzó a construirla entre 1656 y 1667. Se encuentra en Roma, enfrente de la Basílica de San Pedro del Vaticano. Partiendo de la fachada de la Basílica de San Pedro, Bernini planteó la construcción de una plaza cerrada, con dos brazos laterales y un tercero que la aislaba, creando un espacio diferenciado y recoleto. Tras este tercer brazo de la plaza se encontraba originalmente una manzana de casas, el Borgo Leonino, adaptándola así al contexto urbanístico. Este tercer brazo no se llegó a y las abejas heráldicas de los Barberini, se erigió para proporcionar agua del acueducto de Aqua Felice, que Urbano había restaurado, en una celebración dramática.

La escultura de la fuente de los Cuatro Ríos, se encuentra en la Piazza Navona de Roma y fue ideada y tallada en 1651 bajo el papado de Inocencio x,en plena época barroca. La fuente se compone de una base formada de una gran piscina elíptica,coronada en su centro de una gran mole de mármol, sobre la cual se eleva un obelisco egipcio de época romana, el obelisco de Domiciano. Las estatuas que componen la fuente, tienen unas dimensiones mayores que en la realidad y son alegorías de los cuatro ríos principales de la Tierra,(Nilo, Ganges, Danubio, Río de la Plata), cada uno de ellos en uno de los continentes conocidos en la época. En la fuente cada uno de estos ríos está representado por un gigante de mármol. Los árboles y plantas que emergen del agua y que se encuentran entre las rocas, también están en una escala mayor que en la realidad. Los animales y vegetales, pertenecen a especies grandes y potentes (león, caballo, cocodrilo, serpiente, dragón, etc.). Con esta obra Bernini quiere levantar admiración en quien la mira, creando un pequeño universo en movimiento a imitación del espacio de la realidad natural. Los animales de la fuente. La fuente presenta figuras de 7 animales, además de una paloma y el emblema de los Pamphili. Para poder observarlas basto con dar una vuelta a la fuente. Las figuras son: un caballo, un león, una serpiente de tierra y otra de mar, un delfín, un cocodrilo y un dragón.

Otro trabajo suyo es la Tumba de Alejandro VII, que fue el último, cuando el artista tenía 80 años, a petición del mismo pontífice. El esqueleto que se entrevé por debajo de los pliegues rojos, y el reloj de arena simbolizan el paso del tiempo y lo inevitable de la muerte.

La plaza de San Pedro se compone en realidad de dos plazas tangentes, una de forma trapezoidal y otra elíptica. La plaza trapezoidal se cierra hacia nuestro frente reduciendo ópticamente la fachada de la basílica realizada por Maderno y logrando que los espectadores situados en la plaza elíptica perciban la concepción original de la cúpula de Miguel Ángel. La zona elíptica está rodeada por un pórtico de columnas y pilares de orden toscano rematado por una balaustrada en la que se colocan estatuas de santos y mártires. Esta zona se concibió como lugar de reunión de los fieles, mientras que los lados rectos facilitaban la visión de la fachada desde la que el Papa realizaba determinados actos. Con la forma oval se conseguía que los brazos porticados envolvieran simbólicamente a los fieles, tal como desea hacer la Iglesia católica. Entre estos últimos se encontraba el hecho de que la plaza debía servir como antesala de la iglesia más importante de la cristiandad. Además, en esta plaza se celebrarían actos litúrgicos que requerían un espacio amplio que acogiera a numerosas personas, pero también que permitiera la visibilidad, para que los fieles pudieran ver al Papa cuando se asomaba a su balcón.

Por último, la propia forma de la plaza debía manifestarla unión de la Iglesia con el pueblo, es decir, la unión de la basílica con la ciudad de Roma. Bernini concibió la columnata para provocar sorpresa en el espectador, que, al llegar a la zona elíptica, se encontraba de súbito con la basílica de San Pedro.

Fuente de la Barcaccia La Fontana de la Barcaccia se encuentra situada a los pies de las escaleras de la Piazza di Spagna. Barcaccia significa barca vieja. El Papa Urbano VIII fue quien encargo la creación de esta fuente y su creador fue Gian Lorenzo Bernini o por su padre, Pietro. Bernini realizó una barca naufragando en el centro de la fuente. La fuente se encuentra decorada con soles y abejas, procedentes del escudo de armas del Papa Urbano VIII.

Fontana delle Api (fuente de las abejas) se encuentra en una esquina de la plaza Barberini, cerca de la iglesia de Santa María della Concezione. Se construyó en el año 1644 en homenaje al papa Barberini. Fue obra de Bernini y se encuentra adornada con abejas, emblema de la familia Barberini. Se puede observar una inscripción en latín que indica que se trata de una fuente de uso público.

Para saber más:

Wikipedia

Biografías y vida

Esculturas antiguas

Vídeo: artehistoria

La arquitectura de Bernini

 

 

Baldaquino
 
Fuente Tritón