Año I         CURSO 2010/2011               Departamento de Dibujo
Guatemala: arte Maya e Hispánico
EL VUELO DEL QUETZAL

Por Diego Toro Jiménez 2º E.S.O. C

Una espléndida exposición, celebrada en julio de 2000, en Madrid, permitió descubrir toda la riqueza cultural de Guatemala, un país que ha sabido unir a su rico pasado maya unas importantes manifestaciones artísticas hispanas.
Esta exposición ofreció un recorrido por el legado de Guatemala a través de dos periodos: el de los antiguos mayas y el hispánico (desde la conquista del territorio en 1524 hasta su independencia en 1821)
.

       

Ambas épocas determinaron el desarrollo posterior del país y ayudan a comprender la Guatemala del siglo XXI. La Guatemala de los mayas prehispánico fue un mundo de pirámides y palacios policromados en vivos colores que se conectaban entre sí por amplios caminos, grandiosas estelas de piedra que representaban a su gobernantes y glorioso hechos, finas cerámicas en la que pintaron apasionante historias que nos muestran su vida y su manera de ver e interpretar el mundo. Numerosas inscripciones jeroglíficas que poco a poco nos revelan sus acontecimientos históricos más importantes.

A la Guatemala hispana, menos conocidas que su antecesora, pertenecen, sin embargo, algunas de las mejores esculturas policromadas y estofadas del mundo hispano, así como una rica tradición en platería religiosas y civil que alcanzaron fama fueras de sus fronteras.

La primera parte de la exposición hace un repaso de los aspectos fundamentales de la cultura maya y de sus grandes realizaciones en los campos de la arquitectura, la ingeniería y las artes.

Entre las piezas que se exhiben destacan los magníficos mosaicos de concha descubiertos recientemente en Topoxté (peten) y la placa de nebaj (quiché). Pero, sobre todo, las magníficas cerámicas policromas – asociadas con el mundo funerario – en la que los mayas fueron grandes maestros. La técnica era semejante a la de los murales, aunque jugaron también con las posibilidades expresivas que les brindaban el el pulimento. Suelen ser cilindros, platos y fuentes de distintas dimisiones, donde la pintura cubría casi la totalidad de la superficie. Los perfiles de los dibujos se realizaban en negro sobre un fondo monocromo, crema o anaranjado.

 

Destaca la excelente colección de vasijas procedentes del museo Nacional de Arqueología y Etnología y del museo Popol Vuh, como los cuencos policromados de Mundo Perdido (Tikal) y la Caja de Escuintla. La raya de las piedras semipreciosas y obsidiana, supone una valiosa aportación al arte maya y esta exposición ofrece la oportunidad de contemplar algunas piezas verdaderamente importantes.

La escultura incluye una gran variedad de manifestaciones: altares, estelas, lapidas, dinteles, zoomorfos, tableros, jambas, figuras de bulto y marcadores de juego de pelota. La escultura está representada por obras de la importancia de los excéntricos de Altar de Sacrificios (Paten), el Monumento 3 de Palo Verde (Escuintla) y el Panel 19 de Dos Pilas (Peten).

Para saber más:

Museo Popol Vuh

Palacios y pirámides Mayas


Cerámica Maya

Geometría Maya