Año I         CURSO 2010/2011                  Departamento de Dibujo
Durante la guerra civil española (1936-1939)
EL MUSEO DEL PRADO: ¿SALVAMENTO O EXPOLIO?

Por Mª Carmen Rodríguez Rivera 2º ESO B

 

 

 

 

 

 

 

La pesadilla había comenzado en noviembre de 1936, cuando el ejercito sublevado bombardeó sin descanso el centro de la capital, dañando gravemente varios edificio históricos, como la Biblioteca Nacional el museo Arqueológico y la Academia de Bellas Artes de San Fernando y otros.

Lo peor estaba aún por llegar: el día 16 de Noviembre de 1936, en torno a las 20:00, varias bombas cayeron sobre el propio Museo Del Prado. El Gobierno de la República decidió entonces crear la Junta Central del Tesoro Artístico, encargada de velar por el patrimonio nacional, en la que trabajaron gentes de toda condición, españoles y extranjeros, que lo dieron todo por salvarlo (Los muertos por bombardeos en Madrid fueron 312, y las casa dañadas 486)

 
Durante la guerra, las obras del Museo del Prado, de otros museos y colecciones particulares, fueron trasladadas por las autoridades del Frente Popular a Valencia, en larga y arriesgada peregrinación, y de allí a Cataluña, donde quedaron almacenadas para ser luego sacadas a Francia, del 4 al 9 de Febrero, en setenta y un camiones cargados y avanzando bajo el fuego de la aviación franquista, salían de España con destino a Perpiñán.

Un comité internacional formado por los directivos de los principales museos de la democracia occidental había pactado con los responsables republicanos la expatriación del patrimonio artístico a la sede de la Sociedad de Naciones en Ginebra.
   
Tras la guerra civil surge la polémica, se cuestiona la necesidad de evacuación de las obras, con los riesgos que conllevó, especialmente en el Ampurdán cuando el ejercito republicano se retiraba hacia Francia. Fue entonces, a principios de 1939, cuando de una manera improvisada y precipitadamente, las obras cruzaron la frontera en condiciones dramática, bajo los bombardeos de la Legión Cóndor y con las fuerzas nacionalista a poco kilómetro. No se entiende el argumento de las autoridades republicanas de que en Madrid no existía un lugar adecuado para preservar las obras de arte; pues según Sánchez Cantón, subdirector del museo del Prado por aquella época, los sótanos del museo ofrecían refugio suficiente. Pero además se contaba con las cámaras acorazadas del banco de España, construidas a 30 metros de profundidad mediante las técnicas más modernas de la época.

Todo esto llevó a Salvador de Madariaga a afirmar que "el cacareado salvamento de los cuadros del museo del Prado, lejos de ser tal salvamento, fue uno de los mayores crímenes que contra la cultura española se han cometido jamás".

Al finalizar la contienda, el Gobierno español solicitó la devolución inmediata de todas las obras sacadas del país al Comité Internacional. Ante la presión de las autoridades españolas se devolvieron las obras de arte.
     
Para saber más:

Museo del Prado durante la guerra civil española

Pío Moa: el salvamento de las obras del Prado

Público: El viaje que salvó los cuadros de los bombardeos

Salavdor de Madariaga

Suiza acogió obras del museo del Prado

Vídeo: las cajas españolas